Efecto rebote y las dietas

manzana_icon2Hemos oído hablar del efecto rebote cuando hacemos dieta y ejercicios, pero antes explicaremos algunos aspectos importantes para entenderlo de forma correcta.

Todos los procesos fisiológicos del organismo, cuando hay salud, buscan el equilibrio en cada una de sus funciones vitales. A este fenómeno se le llama homeostasis, a través del cual el organismo se adapta buscando el funcionamiento correcto de sus sistemas y al mismo tiempo prever y reservar para momentos en que se necesiten.

Cuando falla la homeostasis o uno de sus procesos, se produce la enfermedad, ya sea por factores externos o internos. Una de estas causas es el sobre peso y la obesidad, que tiene un origen externo relacionado con hábitos de vida inadecuados, y con estilos de vida sedentarios, en algunos casos puede existir tendencias genéticas o alteraciones en el sistema endocrino, que también rompen el equilibrio homeostático del cuerpo.

Por esa misma tendencia de encontrar el equilibrio, cuando hacemos dietas es que aparece el efecto rebote, que sucede cuando la ingestión de alimentos es muy baja, por una dieta mal indicada o mal asumida.

En consecuencia el organismo baja el ritmo del metabolismo basal al mínimo, como estrategia para ahorrar nutrientes y energía, ya que disminuyo de forma drástica la ingestión de estos. De ahí que no es dejar de comer y sumirse en una inanición descontrolada. Es comer moderadamente, con alimentos sanos, al menos 5 veces al día.

Debemos intentar no caer en el efecto rebote, porque echaremos todo el esfuerzo atrás. La alimentación debe continuar y adaptarse a nuestro ritmo y actividades diarias, ya que los requerimientos energéticos nutritivos no son los mismos siempre.

La práctica de deportes y ejercicios físicos junto a la dieta deben perseguir siempre la obtención de beneficios, sin riesgos para la salud somática y psicológica, que no sean causa de nuevos padecimientos.

Siempre el consejo de un médico, nutricionista y especialista nos puede ayudar significativamente.

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *